La música como potente forma de comunicación

Página original


La música como potente forma de comunicación
Micael Herschmann
En: La comunicación en mutación [Remix de discursos]. Adriana Amado, Omar Rincón. 2016.

Descargar

Detrás del dial

Página original


Detrás del dial. Conceptos básicos de radiofonía para entrelazar saberes con la comunidad. Mariana Carrazzoni – Brenda A. Pérez
Proyecto de Extensión La Comunicación como herramienta para socializar la extensión. Facultad de Periodismo y Comunicación Social. Universidad Nacional de La Plata. 2013.

Es un manual teórico/práctico destinado a jóvenes de las escuelas medias que abarca los conceptos centrales que atraviesan a la radiofonía.
El libro surgió de la ejecución del proyecto de Extensión “La comunicación como herramienta para socializar la extensión”, desarrollado en la E.E.S N°32 (Normal N°1) de La Plata.

Descargar
Sigue leyendo

Módulos de Capaticación del Programa Federal de Radios Socioeducativas (RASE)

Página original

Ministerio de Educación de la Nación
Plataforma de Tecnicaturas Superiores Sociales y Humanísticas
Programa Federal de Radios Socioeducativas (RASE)
Módulos de Capaticación del Programa Federal de Radios Socioeducativas (RASE)
Área de Tecnicaturas Superiores Sociales y Humanísticas

Gestión de la Radio Socioeducativa – Claudia Villamayor
Descargar

Géneros y formatos radiofónicos – Diego Jaimes
Descargar

Grabación y edición de sonido – Diego Gutman
Descargar

Artística e identidad radial – Leandro Pafundi
Descargar

Marco político conceptual. Ley de medios y Comunicación popular – Yanina Chiafitella y Diego Jaimes
Descargar

Claves para iniciar una radio local. Sostenibilidad – Diego Jaimes
Descargar

Ponele onda. Herramientas para producir radio con jóvenes

Página original


Ponele onda. Herramientas para producir radio con jóvenes.
Laura Rodríguez.
Ediciones La Tribu, 2011.

La producción radiofónica es un camino que puede transitarse de diversas maneras. Esta es una propuesta. Un recorrido que comienza en las características del medio y su lenguaje, atraviesa los géneros y formatos y finaliza en la realización de programas y podcasts.
Ponele onda comparte conceptos y herramientas para escuchar, analizar y producir radio con jóvenes. Además, sistematiza actividades para trabajar los diferentes temas y contenidos. No se trata de recetas ni fórmulas acabadas, sino de un conjunto de recursos que pueden colaborar en el diseño de un taller o un programa de radio en escuelas, organizaciones y espacios comunitarios.
Conceptos para debatir. Prácticas para armar y desarmar. Ideas para experimentar.
La radio nos brinda la enorme posibilidad de que los chicos y las chicas protagonicen su vida social, cultural y política y ejerzan su derecho a la comunicación. El aire puede convertirse en un espacio para que trabajen cooperativamente y expresen sus deseos, opiniones e inquietudes, como reales productores.
Para romper la costumbre. Para ser oyentes y también emisores. Para inventar nuevos sonidos y compartirlos con otros/as.

Descargar

Sigue leyendo

Manual urgente para Radialistas apasionados y apasionadas

Página original


Manual urgente para Radialistas apasionados y apasionadas
José Ignacio López Vigil, 2005.

Es un manual. Es decir, son páginas para aprender a producir, para dominar el lenguaje del medio radiofónico y desempeñarse con profesionalismo en sus principales géneros y formatos.
Es urgente. Porque la relación entre emisoras comerciales y comunitarias, entre cadenas vía satélite y radios locales, está marcada, hoy más que nunca, por una jadeante competencia. Si no ofrecemos programas de calidad, si no ganamos audiencias masivas, de nada servirán nuestras mejores intenciones comunicacionales.
Y es para radioapasionadas y radioapasionados. Para colegas inconformes, que inventan, que experimentan, que disfrutan el micrófono. Para quienes apuestan por una radio más dinámica y sensual. Y para quienes luchan por un mundo donde todos puedan comer su pan y decir su palabra.

Índice

Introducción
1- Los medios en el medio
2- La personalidad de la radio
3- Lenguaje de la radio
4- Locutoras y locutores
5- Géneros y formatos
6- Género dramático
7- Género periodístico
8- Género musical
9- Radiorevistas
10- Las cuñas
11- La programación radiofónica
12- Democratizar la palabra

Descargar

La música, ese problema precioso

Página original

La música, ese problema precioso
Gastón Montells – Colectivo La Tribu
15 de junio de 2007

La música en las radios FM es una de las principales razones, sino la principal, por las cuales la mayoría de las personas sintoniza una propuesta.
La noción de “propuesta” no es menor teniendo en cuenta que la programación de una emisora es una opción de diálogo que desde el aire se promueve para conversar.
La idea de propuesta merece desagregarse. Propuesta significa recorte. Es decir: prioridad. Proponer algo, en este caso una serie ordenada e intencional de canciones, es poder dar cuenta de una decisión que responde a un conjunto de definiciones que organizadas constituyen un criterio. Proponer será traducir un esquema de definiciones a una materialidad que lo comunique.
Por eso cuando escuchamos una canción en una radio deberemos entender que esa canción suena ahí en ese momento, día y horario porque hay una razón que lo determina.
Se sabe que una propuesta es un recorte y como tal se acepta que configurará un perfil donde podrán profundizarse ciertas definiciones, visitar algunas otras y no dar cuenta de unas terceras.
Armar una propuesta de musicalización requiere mucho trabajo. Sobretodo porque la música además de una sonoridad es un texto, tiene un ritmo, construye climas pero también imaginarios, refiere a representaciones y repone y actualiza constantemente el campo de la industria musical y los circuitos independientes.
Es decir que pasar una canción es también hablar del mercado, de la propiedad intelectual, de la piratería y por supuesto de la mirada del mundo que ellas representan mientras suenan.
Diseñar un criterio musical es a la vez proponer un estado de ánimo, una red de animaciones sonoras que serán la banda de sonido de la ciudad donde se emita.
Probablemente cada persona al oír utilice esas canciones para ambientar esa época de su vida.

¿Por dónde empezar a construir un criterio? Un problema que suelen tener los musicalizadores refiere a dos cosas.
1. La música que conocen.
2. La música que les gusta.

Para musicalizar deberemos poder tomar distancia de lo que conocemos y nos gusta e iniciar un proceso constante de investigación musical empezando sobretodo por aquello que nos genera prejuicios y hasta nos da vergüenza.
Claro que la musicalización es la traducción sonora de nuestras definiciones político-culturales como proyecto. No podemos pensar en canciones si antes no tenemos claro cuál será nuestro objetivo con la música, qué queremos contar como radio, a quiénes le hablamos y qué características tienen esos destinatarios. A qué hora transmitimos, cómo es el ritmo de vida y los hábitos socio- culturales de la región que cubrimos. Y dos cosas importantes más: qué espera la gente que pasemos y qué propuestas musicales podemos dar a conocer sabiendo que probablemente el otro que oye no pueda elegirlas simplemente porque las desconoce.
Lamentablemente nadie puede elegir lo que no conoce. Por eso dar a conocer es socializar la posibilidad de tener más opciones para construir el gusto.

LA MÚSICA EN LA RADIO ES LA BANDA DE SONIDO EN LA CIUDAD

Pensar la musicalización de un proyecto es armar un mundo simbólico capaz de convertirse en la banda sonora del lugar donde se emite.
Las coordenadas del diseño de la estructura musical son la tipografía del texto que iremos escribiendo, si consideramos que las canciones son los párrafos del relato que suena.
Una serie de canciones no arman necesariamente un criterio. La elección de las canciones y el orden de aparición de las mismas es una clave importante en la dinámica rítmica que lograremos al aire.
Hay que tener en cuenta, aunque parezca una obviedad, que cuando uno musicaliza lo hace para otros. Eso significa que cumplir el criterio ayudará a desprenderse de los vicios pasionales propios en términos del gusto musical. Que musicalizar no es imponer sino invitar. Aunque la base del mercado musical sea la insistencia a partir de la repetición de los cortes de difusión (las canciones que se elige “estratégicamente” mostrar del disco para venderlo y por las cuales las discográficas ponen buenas sumas de dinero en las radios).
Algunas radios tienen criterios de autor. Definen que los musicalizadores sean personas especializadas que le dan su impronta apoyada en la legitimidad de su saber público.
Otras radios musicalizan por género, época, idioma y a eso le combinan variables de ritmo, duración, impacto, novedad. Otras directamente por lo que les paga la industria discográfica diciéndoles lo que tienen que emitir.
Más allá de cuál sea el criterio con el que musicalicemos, lo importante será que tengamos uno. Que sea claro y esté explícito para el musicalizador. Aun cuando sea conveniente revisar con frecuencia nuestra grilla de parámetros. Ya que los criterios varían, se modifican o acentúan según el mayor o menor diálogo que construyan con la audiencia.
Un criterio es un modo de organizar una propuesta intencional. En este caso debería dar cuenta de:

1. Los objetivos de la radio. Donde aparece un sentido del mundo y sus representaciones y también el contexto de época vinculado a lo musical.
2. La audiencia. Nuestros destinatarios estratégicos. La música es el inicio de una conversación. Las canciones no sólo son el “tema” de la conversación sino sobretodo “las palabras usadas”. Por eso la música construye rápidamente un “código” entre los que se hablan.
3. El día y horario. Así como no somos los mismos el domingo, la música de un domingo no necesariamente es la misma que la del lunes.
4. La relación entre propuesta y demanda. Lo que ofrecemos en tanto receptores de material musical. Lo que pasamos sabiendo el deseo explícito de nuestra audiencia.
5. El origen de la música. ¿Quiénes son nuestras fuentes musicales? ¿La industria discográfica, el circuito independiente, los mismos artistas? ¿Los mp3, las nuevas tecnologías? Y vinculado a este punto todo lo referido a difusión, planillas de emisión, carga impositiva, sindicatos, derechos de autor.

Con estos mínimos parámetros, iniciaremos nuestro grillado del criterio. Deberemos convertir estas definiciones en una estructura de orden donde combinaremos canciones según género, idioma, ritmo, duración, modo de grabación (estudio o vivo), si son originales o versiones, y todos los indicadores propios que podamos construir para ayudar el pautado.
Una canción es una investigación. De ahí que las canciones cumplen un rol al ser emitidas más allá de la felicidad que pueda darnos oír un tema que nos guste.
No importa qué le pida uno a la canción, porque en ese pedido cada uno es autónomo y manifiesta su necesidad. Lo importante es qué le puede dar una canción a uno sabiendo que esa canción es parte de un marco de propuesta donde la radio a través de ella se manifiesta.
Así como una opinión periodística es un signo claro editorial, las canciones también son expresiones editoriales de una radio pero con otras formas estratégicas.

LAS CANCIONES SON TEXTOS QUE SUENAN

La canción no es todo el sonido de la radio. Es uno de sus elementos principales. También lo son las voces, la producción artística, el ritmo, los modos de ecualizar, etc.
Con las canciones ordenadas en un criterio construimos una arquitectura horaria que funcionará como la tipografía sonora de nuestra emisora. Las canciones son textos que suenan.
Intentaremos equilibrar lo que se espera escuchar con lo que proponemos descubrir.
Por eso constantemente tendremos que ir conversando con nuestros oyentes. Midiendo aceptación y rechazo. Interés y descubrimiento. Y actualizarnos en el campo musical elegido.
La industria discográfica inventa artistas y desarrolla estratégicamente cortes de difusión.
Luego pauta con dinero una rutina de salida al aire y esa constante repetición de una canción probablemente termine sonando en los labios de muchos y pueda ser nombrada ante la caja de pago de una disquería.
Que la música que oímos no es accidental no es algo en absoluto menor.
La música es una planificación estratégica. Sea porque desde ella se espera ganar dinero, sea porque con ella queremos cambiar el mundo.
Las canciones acompañan el estado de ánimo del barrio. La radio es el gran parlante que da ritmo a las ideas de una comunidad.

Los locos de la azotea

A más de noventalocos azotea años de la primera transmisión radial en Argentina, Eduardo Aliverti se embarca en un recorrido sobre la historia y la actualidad de la radio. Un relato audiovisual, pero con formato radial, en el que Aliverti aporta su experiencia y dialoga con muchos de los que hicieron historia en este medio.


I
Locos por el deporte
Locos por las noticias
Locos por los oyentes
Locos por el humor
Locos por la música
Locos por la ficción
Locos por la FM
Locos por la noche


II
Conductores
Musicalizadores
La palabra en radio
Opinión
Conductoras
Productores
Locutoras
Identidad
Locutores
Radios nacionales
Independientes
Gente de radio